Macadamia

ORIGEN:  

Las nueces de macadamia son los frutos de la nuez de macadamia (Macadamia integrifolia), originaria de Australia, encontrada originalmente en las selvas naturales, alcanzando hasta 15 metros de altura. Pertenece a la familia de plantas Proteaceae, cuya nuez es considerada la más deliciosa entre las nueces comercializadas en el mundo. Tiene hojas elípticas y frutos secos extremadamente duros y leñosos.

VITAMINAS:

Las nueces de macadamia, además de ser extremadamente sabrosas, tienen importantes vitaminas y minerales, algunas de las cuales incluyen vitamina A, vitaminas B, hierro, ácido fólico, manganeso, proteínas, tiamina, riboflavina, niacina y folatos. Además de contener cantidades moderadas de zinc, cobre, calcio, fósforo, potasio, magnesio, grasas saludables y poderosos antioxidantes, como polifenoles, aminoácidos, flavonas y selenio.

APLICACIÓN:

Además de utilizarse para la alimentación, la macadamia también se utiliza en otras industrias, principalmente cosmética, para la producción de jabones, aromatizantes, incienso y humectantes. El aceite extraído de macadamia también se utiliza en la industria cosmética y en la industria farmacéutica.

CURIOSIDADES:
Los frutos caen naturalmente de los árboles cuando están maduros, y en este momento los frutos tienen un contenido de humedad de aproximadamente 25% b.s. (base seca). Después de la cosecha, los frutos pasan a una unidad de poscosecha para retirar el carpelo (que es una segunda cáscara exterior), seleccionar y almacenar las nueces en la cáscara. Este es uno de los momentos más delicados para la calidad de la castaña, ya que un bajo contenido de humedad contribuye a su mejor calidad.

Este es también uno de los momentos más críticos para la calidad de la macadamia, ya que el alto contenido de humedad de la macadamia en la cáscara acelera la germinación y cuando no se manipula adecuadamente eleva considerablemente el porcentaje de almendras mohosas.

BENEFICIOS DE MACADAMIA PARA LA SALUD:
La riqueza en fibras y otros minerales, como el magnesio y el potasio, presentes en la macadamia ayudan en diversos tratamientos, como la salud del corazón, la reducción del colesterol y la presión arterial. Los flavonoides presentes en la macadamia actúan como antioxidantes y también pueden ayudar en el tratamiento de la diabetes y en el rejuvenecimiento de la piel y el cabello.

Las nueces de macadamia también son ricas en ácidos grasos monoinsaturados, que pueden hacer que las plaquetas sean menos pegajosas y menos propensas a formar coágulos en los vasos sanguíneos, lo que también ayuda a prevenir un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

La macadamia también tiene ácido oleico, que mantiene la presión arterial baja y ayuda a prevenir el accidente cerebrovascular, lo que ayuda a preservar la salud del cerebro. También contiene ácido palmitoleico, un componente importante de la mielina (una capa grasa que protege las células nerviosas del cerebro). El omega-9 presente en esta nuez ayuda a mejorar el estado de ánimo, además de ser importante en la prevención de la enfermedad de Alzheimer.

INFORMACIÓN NUTRICIONAL:
Dado que la macadamia es un producto natural, su composición nutricional puede variar según el clima, la variedad y los tratamientos culturales. A continuación se muestra una tabla con los valores nutricionales promedio para 15 g (una cucharada) de macadamia cruda.